Casa Haus IV / Staudt Arquitectura

La propuesta en este caso fue la de un volumen de geometría austera, líneas simples y proporciones simétricas. Una silueta vestida de rojo que irrumpe en el paisaje que la rodea y se impone con la calidez de sus maderas nativas iluminadas al atardecer. En el exterior, la estructura se blinda al clima con una envolvente metálica de baja mantención mientras que los accesos se visten de tejuelas de madera de Lenga, traslapadas a la usanza local. En un extremo, una banca solitaria y flotante invita a permanecer mirando la puesta de sol mientras que, en el extremo opuesto y protegida del viento, una parrilla no desconoce las tradiciones locales de reunirse en torno al fuego y el asado.

© Justin Mullet
© Justin Mullet
Planta baja
Planta baja
© Justin Mullet
© Justin Mullet

En el interior, la arquitectura habla de un hogar familiar concéntrico, donde todos los recintos se vuelcan a un vacio central de grandes ventanales y profunda exposición norte. Un gran corazón de aire y luz natural que se reparte sobre un piso de hormigón pulido. En esta amplitud interior la cocina se vuelve protagonista al separarse por dos grandes puertas correderas de cristal y acero, las que permiten una dinámica transformación de los espacios en función de las actividades familiares, pasando rápidamente de una intima cocina de campo con su mesa de desayuno a un amplio centro de reuniones en alguna celebración social. El delicado trabajo que forjó estas puertas se continúa en la escalera con una esbelta baranda que termina por volverse balcón interior para todo el segundo piso.

© Justin Mullet
© Justin Mullet
Sección BB
Sección BB
© Justin Mullet
© Justin Mullet

El esfuerzo que significó edificar este proyecto durante el año 2020, en que el mundo vivió encerrado, logró sensibilizar la mano de quienes la construyeron, aportando con cuidado y esmero en todos los detalles que hacen de una casa un hogar. Nos volcamos a la realidad de tener que trabajar desde donde habitamos, y así, nacieron rincones con escritorios, algunos incluso, bajo ventanas cenitales que invitan al azul del cielo a participar de las decisiones de quienes la habitan. La envolvente térmica de 6” de celulosa proyectada en conjunto con aperturas de alta calidad conduce al máximo control de infiltraciones. Este volumen estanco con su estructura en madera y amplia exposición norte aseguran la ganancia térmica fundamental para lograr minimizar los consumos asociados a la mantención de un confort térmico anual. Esta casa propone una manera de enfrentar la orgánica relación entre los tiempos de familia, amigos y trabajo, bajo un techo común en la Patagonia.

© Justin Mullet
© Justin Mullet
Axo
Axo
© Justin Mullet

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog

WhatsApp chat